Tags

, , , ,

(Este artículo también está disponible en inglés)

En el siglo 15, los Reyes Católicos Fernando de Aragón e Isabel de Castilla estaban ocupados estableciendo su dominio sobre la España reconquistada y con el sometimiento y la limpieza étnica de los musulmanes y los judíos. Por otro lado, estaban iniciando un Imperio que pronto se expandió en gran parte del continente americano recién invadido. El establecimiento del Imperio era ante todo un acto de puro robo, y de construcción de un spanish-inquisition-torturesistema de opresión y esclavitud para la población nativa. En algunos lugares, incluso se convirtió en un genocidio.

Nadie puede construir un estado, ni hablar de un imperio, bajo las banderas del robo, la explotación y la opresión. Ellos necesitaban un lema que los puso en el terreno moral. Mientras más opresión sea necesaria para subyugar a los reacios, se requiere más motivos ideológicos para justificar esta opresión. La Inquisición española, que supuestamente promovería y salvaguardaría la fe cristiana, en su interpretación católica ortodoxa, dio el marco ideológico necesario para una campaña de terror que se requería para la consolidación del imperio.

* * *

En la mayor parte del siglo 20, la principal justificación para la opresión en el hemisferio latinoamericano fue el peligro del comunismo. Bajo esta bandera los Estados Unidos de América promovieron dictaduras militares en Brasil, Chile y Argentina, por citar sólo algunos ejemplos. La guerra contra el pueblo y la dependencia de los opresores locales del imperialismo estadounidense frenó el desarrollo de la economía local y se aseguró la sumisión económica a los intereses de las empresas multinacionales norteamericanas.

Como el comunismo pasó de moda después de la caída de la Unión Soviética y el bloque socialista de Europa del Este, la justificación de la represión violenta desvaneció. Nuevos movimientos populistas comenzaron a ganar terreno.

Guerra contra las drogas en los EE.UU

El término “Guerra contra las drogas” se deriva de la declaración del presidente de los nixon-watergate-testimonyEstados Unidos Richard Nixon en 18 de junio de 1971. A continuación declaró el abuso de drogas el “enemigo público número uno”.

Esto se convirtió gradualmente en una guerra contra los pobres en los propios Estados Unidos, y sobre todo contra los negros. Desde la declaración de guerra contra las drogas, el número de personas encarceladas en Estados Unidos, como parte de la población, aumentó más de cuatro veces.us_incarceration_rate_timeline

El uso de la guerra contra las drogas como un instrumento de opresión contra la población negra es evidente en muchos sentidos. En 1986, el Congreso de los Estados Unidos aprobó una ley que hace que la pena por posesión de una pequeña cantidad de “crack”, una droga usada en su mayoría por negros pobres, es la misma que la pena por posesión de una cantidad cien veces mayor de “cocaína”, la cual es mayormente utilizada por la elite blanca. Según una investigación, los negros son el 13% de los consumidores de drogas, el 35% de los detenidos por el uso de las drogas, el 55% de los condenados y el 74% de los encarcelados por delitos de consumo.

La guerra contra las drogas en México

La guerra contra las drogas en México es sólo el último ejemplo grave de la guerra internacional contra la droga. En realidad, México se convirtió en un centro del comercio de droga sólo últimamente, como resultado del éxito parcial en la opresión de la producción de drogas en Colombia, mientras que la demanda lucrativa de los EE.UU. continúa sin cesar.bodies-pile-up

Desde el año 2006, bajo la presión de los EE.UU., el gobierno mexicano desplegó el ejército para combatir a los traficantes de drogas. Esto causó un aumento alarmante de la violencia. Según Wikipedia, en 2013 el número de muertos estimado estaba por encima de los 120.000, además de 27.000 desaparecidos.

El éxito ideológico de la guerra contra las drogas hace que la opinión pública mundial “acepte naturalmente” este número de muertos, al contrario que el número de muertos mucho menor (pero todavía horrible) de, por ejemplo, la campaña de terror de la dictadura argentina de 1976.no-more-drug-war-demo-big

El alto número de muertes tiene varias razones. En primer lugar, el ejército no es apto para la vigilancia y utiliza la violencia indiscriminada impunemente contra los sospechosos. Además, si algunos comerciantes están muertos o detenidos, mientras que la demanda de drogas sigue siendo el mismo, se produce un fuerte aumento de los precios de las drogas e inicia una lucha feroz entre los diferentes traficantes para llenar la brecha entre la oferta y la demanda.

Los políticos que iniciaron esta guerra sangrienta niegan cualquier responsabilidad por el increíblemente alto costo humano en vidas perdidas y sufrimiento. Ellos incluyen no sólo el gobierno de Estados Unidos y el gobierno de México, sino también los cuerpos especiales dentro de las Naciones Unidas. Pero aunque quisiéramos creer ellos que inicialmente no podían esperar el resultado de sus decisiones, aún continúan buscando esta devastadora guerra inútil año tras año con indiferencia total al costo humano.

Efectos Secundarios

Además, la violencia derivada de la guerra contra las drogas está socavando la economía regular, que requiere estabilidad. Como resultado, mejora el atractivo de tráfico de drogas como la única manera de tener una vida “digna” para amplias capas de la sociedad.missing-students-ayotzinapa

Por último, pero no menos importante, en la atmósfera de terror e impunidad, las clases dominantes tienen una mano libre para aterrorizar a las masas también para servir a sus intereses económicos y políticos.

El secuestro masivo y la desaparición de 43 estudiantes que protestaban de una escuela normal en la ciudad de Iguala, en el estado mexicano de Guerrero en 2014 es el famoso caso que dio luz a este fenómeno y encendió las protestas masivas en contra de la responsabilidad del gobierno.maxico-till-when

Las matanzas, desapariciones, encarcelamiento y el terror contra las masas no son un subproducto accidental de una política de buenos deseos. Son las medidas necesarias para mantener la hegemonía del Imperio.

* * *

Y, sí, si se piensa en ello, la criminalización social de la sexualidad de las mujeres y el consiguiente terror contra las mujeres está en la base del sistema que permitió que la opresión a las mujeres y la preservación de los privilegios masculinos durante milenios.

 

Advertisements