Tags

, , , , ,

(An expanded version of this article was published in Free Haifa in English)

La ola de refugiados que llegó a Europa y el último ataque terrorista en París recordaron a muchas personas en Europa y más allá la crisis en nuestra región – pero al mismo tiempo hicieron que se olvidara que las principales víctimas de esta crisis son los mismos habitantes de la región.Arab_Spring_Poster_Girl

Durante muchos siglos los pueblos del Medio Oriente no fueron realmente libres, no podían manejar su propia economía y la política de manera autónoma.

Después de la destrucción del Imperio Otomano en la Primera Guerra Mundial, las potencias europeas tomaron rápidamente el control de la región. Gran Bretaña y Francia dividieron la región que se extiende desde Turquía hasta el Océano Índico entre sí, en el acuerdo secreto Sikes-Picot de 1916.

Divide y vencerás

Con el fin de asegurar su control en la región, las potencias imperialistas utilizaban la vieja política de “divide y vencerás”. En muchas regiones del Oriente Medio apoyaron a las minorías y les dieron privilegio sobre la mayoría, sabiendo que la minoría siempre sería dependiente de los

Sykes-Pikot agreement map

Sykes-Picot agreement divided the Arab East

poderes externos para mantener su poder. En otras áreas dieron el control a las familias locales que se transformaron en reyes o emires, concentrando el poder en las manos de unas pequeñas élites.

  • Dieron Palestina al movimiento sionista para construir un Estado para los emigrantes judíos a expensas de la población árabe local.
  • Construyeron un estado sectario en el Líbano con los cristianos en el poder.
  • Dieron a la familia Hashemita de la península árabe el reino de Jordania basado en el privilegio de la minoría beduina.
  • Dieron a los suníes posición de privilegio en Irak.

Siria se compuso de lo que quedó después de la división del resto del Oriente árabe entre los clientes imperialistas. Pasó por un período de inestabilidad, hasta que también cayó bajo el dominio de una dictadura basada en la minoría alauita.

La economía política del petróleo

La economía de Oriente Medio se caracteriza sobre todo por su dependencia del petróleo como el principal producto de exportación. El petróleo es un producto muy político, ya que es fácil de controlar y monopolizar. En muchos países desarrollados también, el impuesto al petróleo es una fuente importante de ingresos para los gobiernos. En nuestra región el petróleo es el principal producto de exportación y la Oil_price_chronology-june2007principal fuente de ingresos para muchos gobiernos.

La economía basada en el petróleo es diferente de la economía basada en la agricultura o la industria. La agricultura primitiva requiere una gran fuerza de trabajo. La industria desarrollada requiere trabajadores calificados. En las economías normales la prosperidad del gobierno o de la élite depende de alguna manera del bienestar y la cooperación de las masas y de cierto nivel de la paz.

El petróleo requiere una pequeña fuerza de trabajo para ser extraído. La clave para controlar sus riquezas es la soberanía, o el control del aparato estatal. Las masas no son útiles en este proceso. Los gobernantes consideran a sus pueblos como bocas no deseadas: hay que darles de comer y pueden quejarse. Además, el precio del petróleo tiende a elevarse en tiempos de guerra e inseguridad y a desplomarse en tiempos de paz.

El interés de las potencias imperialistas no es solamente asegurar el flujo

Arab_Spring_The_Masses_in_Tahrir_Square_Cairo

The masses in Tahrir Square, Cairo

de petróleo a sus economías. También se benefician de la mayor parte de los procedimientos a través de la posesión de los campos mismos o de las instalaciones de transporte y procesamiento. También es de interés de las economías occidentales que la riqueza petrolera no se invierta en el desarrollo de la economía local o el bienestar de la población local. Billones de dólares del petróleo, que se acumularon por los gobernantes y elites locales, se mantienen en los bancos occidentales o fondos de inversión y constituyen uno de los pilares de las economías occidentales.

Otra forma en que el dinero del petróleo va a volver a las potencias

 

occidentales es a través de la venta de armas a los regímenes locales. En la industria de armas las ganancias son muy altas. Algunas potencias occidentales todavía mantienen la superioridad tecnológica para controlar los mercados. La alianza de seguridad y política con las superpotencias es también un cinturón de seguridad para los gobernantes locales en contra de cualquier demanda de reforma de sus desgraciados súbditos.

La división de la región árabe en pequeños estados artificiales ayuda a prevenir la utilización de los recursos locales para desarrollar la economía local. En general – el petróleo pertenece a algún estado, mientras que las personas que padecen hambre viven en otros estados. Un ejemplo especial de esta política fue la creación del Estado de Kuwait. Era un campo de petróleo iraquí que fue separado de Irak por los británicos y dado por ellos en 1961 a la familia Sabah para gobernar.

No existe ningún mecanismo para el cambio

Los países árabes, con más de 300 millones de habitantes, son ahora la región más políticamente retrasada y opresiva en el mundo. Hay varias razones para esto.

En primer lugar, es la región donde el imperialismo está lucrando más. Cuando los EE.UU. se vieron obligados a retirarse de Vietnam (en 1975) declararon a Medio Oriente como su línea roja: Aquí van a luchar en lugar de ceder el control a los movimientos nacionalistas o socialistas.

El tradicional apoyo de las potencias occidentales a Israel es otra razón por

Arab-Spring-the-deposed

Leaders deposed by the Arab Spring

la que ven a cualquier reforma democrática en la región como una amenaza. Regímenes árabes que tengan que tener en cuenta la opinión pública de sus países podrían dar más apoyo a los palestinos.

Desde principios de los años 70, con el dramático aumento en el precio del petróleo, y hasta el comienzo de la primavera árabe en 2011, no hubo ningún cambio político en ningún país de la región. Las élites gobernantes tenían suficientes recursos para comprar o bloquear cualquier oposición.

Si bien hubo pasos significativos hacia la democratización en todas las demás regiones del mundo, en el mundo árabe las élites gobernantes sólo se volvieron más opresivas.

Un ensayo general de lo que vendrá ocurrió en Argelia en 1991. Después de que los islamistas ganaron la primera ronda de las elecciones, el ejército tomó el control para un golpe de Estado y declaró ilegal al partido islamista. En la guerra civil que estalló murieron unas 200.000 personas. El gobierno militar fue plenamente apoyado por las potencias occidentales todo el tiempo.

La acumulación de contradicciones en toda la región inevitablemente condujo a una ola mucho más amplia de protestas y levantamientos – la primavera árabe.

 

Advertisements